domingo, octubre 15, 2006

Rosita Rodríguez: ¿Por qué el Estado peruano debería invertir en nuestro cine?

¿Por qué el Estado peruano debería invertir en cine? ¿Por qué tendría que invertir en nosotros?

Podría ser porque el cine muestra los diversos rostros del país al mundo. Por su naturaleza, el cine es la industria cultural de mayor proyección internacional, más que las artes plásticas y la industria del libro. Dentro de una política de proyección del país en el exterior, el cine peruano podría servir de tarjeta de presentación de nuestra riqueza cultural en las embajadas y consulados del Perú en los cinco continentes.

Podría ser porque el Perú, en su afán de integración plena en el mundo moderno, participa de entidades e instituciones internacionales de fomento a la cultura y las artes. Así, el Perú aporta al fondo de fomento a la producción cinematográfica IBERMEDIA, creado en 1992 en el marco de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica, una cuota anual que se triplica en los beneficios obtenidos por los proyectos peruanos en cada negociación: damos 100 y recibimos 300. Es un buen negocio.

Otra buena razón para invertir en el cine y el audiovisual, quizás lo constituyan los miles de trabajadores que pueden especializarse y se han especializado en actividades y profesiones que diversifican el espectro del mercado laboral. Cada obra audiovisual -en especial el largometraje de ficción- genera una rica y veloz dinámica de oferta y demanda de bienes y servicios alejados de las profesiones más saturadas del mercado laboral como Derecho, Educación e Ingeniería. El abanico de requerimientos del audiovisual es variado y va desde profesiones ligadas a la captación de fondos internacionales y gestión financiera, pasando por actividades específicas de las ramas técnicas e informáticas, hasta el entrenamiento de animales, servicios de transporte, catering y una amplia gama de especializaciones manuales como la carpintería, el diseño y la costura.

Podría ser también porque nuestro cine interesa en algunos mercados del exterior en países de América Latina y Europa y nuestros productores han aprendido a captar recursos financieros de empresas e instituciones internacionales. Sin ser un sector evidentemente exportador, como la minería o la agricultura, el cine peruano capta recursos financieros, liquidez que pone en marcha la diversa maquinaria profesional y laboral de la ejecución de la obra audiovisual.

Por último, podría ser porque los peruanos necesitamos vernos en un espejo cuyo reflejo nos devuelva todas las maneras de entender y asumir nuestra peruanidad... y aceptarnos tal como somos. Reconocemos un país de todas las sangres y todos los colores. Esta es quizás una de nuestras mayores riquezas como nación y los cineastas lo sabemos.

2 Comments:

At 9:01 p. m., Blogger monich said...

Felicitaciones por difundir esta información y hacer campaña por mayor presupuesto para el cine nacional. Continuaré leyéndolos.

Mónica Cépeda

 
At 8:16 p. m., Blogger El JiJi said...

BUENA IDEA, VAMOS A VER HASTA DONDE LLEGA NUESTRA PROPUESTA, JUSTA.
OJALA Y AGP SE ACUERDE DE QUE EXISTIMOS DE VERDAD.

PAUL - EL JIJI- JIMENEZ AREDO

 

Publicar un comentario

<< Home